Un minuto de felicidad vale más que un año de gloria.
Voltaire (escritor y filósofo francés)

Llegó el año nuevo. Casi todo el mundo hacemos buenos propósitos para comenzar el año con buen pie: dejar de fumar, hacer más ejercicio, perder peso, leer más y ver menos la tele… Pero la realidad es que el año nuevo no nos hace nuevos a nosotros, que continuamos con los mismos vicios y manías.

Ya han pasado nueve días de este 2008, y creo que todo el mundo ya nos hemos dado cuenta (como cada año) que todo sigue igual. Bueno, todo menos los precios, que suben, aunque este es otro tema.

Cada año me propongo lo mismo: perder algo de peso. Y dado que no soy muy amiga del ejercicio físico, la solución es comer menos y mejor. Pero claro, yo soy como soy y me es imposible resistirme al único vicio que tengo: la comida. Así que sigo como siempre.

En realidad hay una pequeña diferencia: se llama Eric y está hecho un trasto. No para de tirar cosas al suelo, y parece que quiere empezar a andar. Así que la mami se pasa el día agachándose para recoger juguetes, y dándole las manos para pasear por toda la casa, eso sin olvidar sus comidas, cambiarlo, darle paseos… Así que, sin proponermelo, lo del ejercicio físico viene de serie. Y la mami tan contenta porque los pantalones ya no le apretan tanto.

Desde luego este año ha comenzado muy bien. No sé si será un año glorioso, pero seguro que tiene muchos minutos de felicidad.

Anuncios