Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta.
R. W. Emerson (ensayista y poeta estadounidense)

Es curioso lo que me pasa con mi blog. Hace ya siete meses que empecé con él. Y al principio, sólo lo comenté con un par de personas, porque me daba cierta vergüenza el tema. Pero poco a poco fui enviando la dirección a casi todos mis contactos vía email. El motivo es que voy poniendo fotografías de mi hijo, y así todo el mundo puede ver, en vez de imaginar, cómo va el chiquitín.

Todas las veces que he enviado la dirección del blog, también he insistido en que la gente deje sus comentarios. Sobretodo porque hace ilusión abrir la página y ver que alguien te ha dejado alguno. Pues bueno, excepto los tres o cuatro habituales que de vez en cuando se acuerdan de mí, no consigo que mis amigos dejen más comentarios. No lo he conseguido ni siguiera con mi marido…

Y el problema no es que la gente pasa de visitar mi blog. No; el problema es que la gente que me hace algún comentario me lo hace directamente en mi email. Y no es que no me guste eso, sino que da la sensación de que nadie visita mi blog. 

Y es que esta es mi manera de pensar en voz alta. Y me gustaría que mis amigos pusiesen la oreja.

Anuncios