Cuando llegamos a la meta, creemos que el camino ha sido el bueno.
Paul Valéry (escritor francés)
 

La meta todavía queda un poco lejos. Pero ya estamos a la mitad del camino. Me refiero, por supuesto, a mi embarazo.

Se está haciendo tan largo como el primero, pero visto el buen resultado que obtuve, creo que aguantaré. Lo bueno es que ya no hace tanto calor y esto hace que me encuentre un poquito mejor. Por lo menos tengo fuerzas para jugar con mi niño y sacarlo de paseo, cosas que hasta hace poco me resultaban casi imposibles.

Además, esta semana me dicen si el siguiente será niño o niña. Siempre he deseado tener “la parejita” (¡menudo tópico!). Pero después de haber disfrutado tanto con el niño, prefería que este segundo fuera también un niño. De momento no tiene pinta de que lo sea, pero tendré que esperar hasta el jueves para saberlo definitivamente. Aunque yo lo que quiero, por encima de todas las cosas, es que esté bien, y que nazca sano y fuerte (otro tópico, pero no por ello deja de ser verdad).

Así que aquí sigo, con mi barriga creciendo día a día, esperando que el camino, aunque no esté siendo el mejor, tenga un buen destino.

Anuncios