La felicidad no se produce por grandes golpes de fortuna, que ocurren raras veces, sino por pequeñas ventajas que ocurren todos los días.
Benjamin Franklin (político, científico e inventor estadounidense)

Me encantan las nuevas tecnologías. Aunque todavía no me he mudado, ya vuelvo a tener internet. Gracias al wifi y a mi cuñada. Mi cuñada vive en la misma manzana que yo, y tiene internet en casa. Y gracias a la tecnología, ahora nosotros también. Su hermano (mi marido) le ha pedido que nos deje conectarnos y aquí estoy de nuevo.

En los días que han pasado han ocurrido varias cosas a comentar con un post. Pero no tengo tanto tiempo así que las comentaré brevemente:

  • Los malnacidos de ETA van y ponen una bomba ¡en una universidad! ¿Pero cómo pueden ser tan c…? No lo entiendo, podrían haber matado a un montón de jóvenes. ¿Qué ideales quieren defender así?
  • Un afroamericano ha llegado al gobierno de los E.E.U.U. Yo no pensaba que lo conseguiría, pero ahí está. ¿Llegan nuevos tiempos para ese país?
  • Y sigue la crisis. ¡Cuidado, que viene el lobo!! No pongo en duda que habrá mucha gente con problemas para llegar a fin de mes. Y conozco a alguno que ve peligrar su puesto de trabajo. Pero, ¿habéis probado a reservar mesa en un restaurante? ¿O a buscar sitio en algún spa? ¿O a ir de turismo rural?
  • Y algo que me toca más de cerca: ¡me han dado un premio en un blog! Me hace especial ilusión porque sé que no tengo uno de los blogs más leídos y más entretenidos, pero sí unos lectores asiduos de lo más encantadores. ¡¡Gracias, Dudo!!

Respecto a mi vida personal, no hay grandes cambios. Mi barriga sigue creciendo. Y la niña es bastante inquieta, así que tengo que soportar muchas patadas, sobretodo cuando me relajo un rato en el sofá. En el fondo me encanta… Mi niño está más guapo cada día y es muy cariñoso, así que me alegra mucho los días. Tengo la mitad de mis cosas en cajas, y a veces me vuelvo loca buscando algo que necesito. Por lo menos, ya tenemos fecha de entrega de llaves. Si no pasa nada (y cruzo los dedos) el domingo que viene por fin podremos entrar en el que será nuestro nuevo hogar. ¡Qué bien!

Sólo espero que la mudanza no estropee estos momentos de felicidad.

Anuncios