Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.
Khalil Gibran (poeta, pintor, novelista y ensayista libanés)
 

Acaba hoy la primera semana del año. Y las nubes de tormenta empiezan a desaparecer. Han sido unos días de locura, viviendo entre cajas, faltando cosas en la nevera y la despensa y, como no, celebrando las fiestas. Y por si fuese poco, mi marido, mi niño y yo con el catarro del siglo.

Pero todo pasa, tanto lo bueno como lo malo. Y esto ya está pasando. El nuevo piso ya se está pareciendo a un nuevo hogar. Mi niño ya duerme las noches sin despertarse vomitando por los mocos y por la tos, y nosotros también nos encontramos mejor. Se acabaron los líos de las comidas familiares, aunque queda la inundación de juguetes entre el sr. Noel y los sres. Magos.

Empiezo este año con ilusión, con mucha ilusión. Estrenando casa y esperando la nueva vida que crece – y da muchas patadas – dentro de mí. Será un año con muchos cambios, pero con muchas ilusiones. Y desde aquí os quiero desear lo mejor también para vosotros; por lo menos, que tengáis el corazón lleno de nuevos deseos.

Anuncios