Bendito sea el caos, porque es síntoma de libertad.
Enrique Tierno Galván (político y jurista español)

Así siento que es mi vida últimamente, un caos. Y es que esto de ser madre por partida doble (o triple, si contamos a mi marido) es toda una lucha por la supervivencia…

Es todo una tarea gigantesca que se repite una y otra vez a lo largo de los días… sin ver nunca el final; me recuerda al mito de Sísifo. Pues eso, que los días se repiten unos iguales a otros, sin importar que sea fin de semana o que lleguen las vacaciones. Acabo los días agotada, aunque también satisfecha y feliz. Pero echo de menos tantas cosas…

Echo de menos quedar una tarde con alguna amiga para charlar, tomarnos un chocolate y dar una vuelta. Echo de menos ir al cine, aunque la película resulte un tostón. Echo de menos poder ir a darme un baño tranquilamente, sin que nadie me moleste. Echo de menos el tener un rato de intimidad con mi pareja. Echo de menos conectarme a internet sin tener a la pequeñaja chupando de mi teta. Echo de menos poder ir a comprar sin arrastrar el carro del bebé y sin decirle a mi niño que eso no se toca, y eso no se toca… Echo de menos leer un buen libro. Echo de menos que mi casa no parezca una ludoteca, con todos los juguetes por el suelo. Echo de menos irme un fin de semana fuera con mi pareja. Echo de menos…

No quiero que penséis que estoy triste o desesperada, porque si me pudiéseis ver os daríais cuenta de lo feliz que soy. Simplemente es que estoy metida en un bucle y necesito saber que soy algo más que madre y esposa, que sigo viva, y que un día el caos desaparecerá y renaceré, cual ave Fénix, de mis cenizas. 

Anuncios