Después de todo, mañana es otro día.
Margaret Mitchell (articulista y novelista estadounidense)

Pues sí; desgraciadamente yo soy de esas personas que lo van dejando todo para mañana. Bueno, todo, todo, no; sólo lo que no considero realmente importante. Como, por ejemplo, mi blog. Llevo como un par de semanas queriendo escribir un post, pero cuando por fin me siento en el sofá y empiezo a navegar por la red siempre pienso “ya lo escribiré mañana”.

Y así se van pasando los días. El mundo sigue avanzando, y mi vida también.  Así van creciendo las telarañas en este hueco del ciberespacio. Tenía varias ideas para escribir, pero una tras otra se van perdiendo en la vorágine de mi caos diario.

Mientras sigue la crisis, aunque llegan las vacaciones y todo el mundo se va fuera. Los telediarios siguen metiendo miedo con la gripe nueva, aunque en realidad no es más que otra cepa del virus (o es que se olvidan que cada año mueren 8000 personas en España con la gripe común estacional). Y otra vez, una panda de salvajes descerebrados han vuelto a poner una bomba; podrían haber muerto muchas personas y, lo que es peor, muchos niños, en nombre de ¿la libertad?

La vida sigue su ritmo, y yo tengo miles de cosas pendientes por hacer, pero… mañana será otro día.

Anuncios