Celebra cada uno de tus logros, pero la próxima vez exigete más.
Anónimo

Estoy dándole vueltas a la cabeza a un post sobre el incivismo de la gente. Llevo varios días pensando en cómo escribirlo, y sigo en ello. Pero hoy no toca, porque hoy estoy demasiado contenta para enfadarme con el mundo.

Y es que ayer me llamaron para decirme que me habían premiado en un concurso de recetas. El departamento de Medio Ambiente de mi pueblo organizaba un concurso que consistía en presentar recetas que sirvan para aprovechar alimentos. “Concurs de receptes de cuina per escurar el plat i la nevera” (para los no catalanoparlantes, algo así como concurso de recetas de cocina para rebañar el plato y la nevera) tiene como objetivo evitar el despilfarro de alimentos. ¿Sabéis que cada persona tira a la basura unos 60 kg de comida al año? Un 15% de lo que se compra acaba en la basura.

Como en casa nunca ha sobrado nada, mis padres siempre me enseñaron a no despilfarrar la comida. Y aunque ahora las cosas nos van mejor, me sabe muy mal lanzar la comida a la basura, sobretodo sabiendo que hay mucha gente que pasa hambre (y no sólo en el tercer mundo). Y así nació la receta, aprovechando las sobras de la nevera.

Cuando vi el concurso me hizo gracia presentarme, por salir un poco de la rutina y porque pensaba que tenía alguna posibilidad. Los premios no son gran cosa, una comida en un restaurante muy normalito para la persona ganadora, y un libro de recetas para los dos accésits. ¡¡Pues he sido la ganadora!! Así que aquí estoy, todavía con media sonrisa en la boca; ¡menuda tontería!

Anuncios