No es el tiempo el que pasa, pasamos todos nosotros.
Anónimo

Estamos en agosto, y parece que el tiempo se detiene. Mucha, muchísima gente está de vacaciones, y la vida sigue avanzando, sólo que a un ritmo más lento. Incluso el mundo bloguero lleva otro ritmo.

En nuestro caso las vacaciones todavía tardarán un poquito en llegar, así que seguimos con nuestra rutina, eso sí, algo alterada. El peque ya no tiene ludoteca, y disfrutamos de la piscina. También hacemos algunas escapaditas a Salou, al piso de mis suegros. Así los abuelos pueden disfrutar más tiempo de sus nietos, los niños disfrutan de los mimos y nosotros tenemos algo de tiempo libre. Aprovechamos para ir al cine, tomar un helado o disfrutar de una cena en pareja.

Ya queda menos para que todo vuelva a la normalidad. Y para que lleguen nuestras vacaciones, aunque no sé si podremos irnos de viaje. Porque este año ya comienza mi niño el cole (sí, ya lo sé que lo he dicho “tropecientas” veces, pero es que aún lo estoy asimilando), y no sabemos si será bueno que falte algunos días cuando se estará acostumbrando a su nueva vida escolar. Porque aunque el papá insista, esta mamá no quiere irse de vacaciones sin sus niños

Aunque ese tema lo dejo para otro momento.

Anuncios