Descansar demasiado es oxidarse.
Walter Scott (escritor inglés)

Ayer fue nuestro último día de vacaciones. Han sido muchos días, pero no he tenido tiempo de oxidarme. Y es que lo malo de ser madre de dos fierecillas es que las vacaciones de verdad se acabaron hace tiempo. Aún así, hemos podido salir de la rutina y tener algo de tiempo libre, lo cual no es poco.

Hemos disfrutado de unos días fuera con los niños, de una escapada romántica y, para acabar las vacaciones, de una boda justo ayer. Y ahora toca volver a situarnos, a coger el ritmo y a pensar ya en que no falta tanto para las siguientes.

Anuncios