Nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento cambiar de dirección.
Francis Picabia (pintor francés)

Estos días he estado con la tarea de rememorar las vacaciones. Y mientras, se me iba acumulando el trabajo…

He estado subiendo fotos al facebook, leyendo algunos blogs e incluso me apunté en un concurso (lo siento, mama (contra) corriente, por no haber puesto el link en su momento). Pero sobretodo he estado liada con compras, los cambios de armario de verano a invierno, y la preparación de la castañada. Quince mil cosas pendientes y los peques, que dan muuuucho trabajo. Y encima en casa me he puesto a régimen… Cuando por fin me sentaba delante del ordenador, no tenía ganas de escribir ni media palabra.

Todavía tengo un montón de faena acumulada, pero no pienso ponerme nerviosa por más que la pila de ropa para planchar ande gritando mi nombre… Este fin de semana estamos de castañada, y disfrutamos de las castañas asadas y los panellets (poquito, que tienen muchas calorías). Nos han cambiado la hora, pero los niños me han dejado dormir; y encima el lunes es fiesta y vienen a comer unos buenos amigos, ¿se puede pedir más?

Anuncios