Nada es nunca tan malo que no pueda empeorar.
Ley de Murphy

La verdad es que hay veces en que parece que todo sale bien… y también hay otras veces en la que no levantas cabeza. No tenía bastante con el resfriado y las anginas, que hizo aparición una gastroenteritis que me ha tenido una semana con el estómago del revés. Además, los antibióticos que tomé me han hecho bastante efecto por abajo, haciendo su aparición una candidiasis muy molesta. Vamos, que estaba hecha un cromo, pero como no tenía suficiente, pues me vino la regla para acabar de rematarme.

Pero de rematarme nada de nada, que sigo vivita y coleando – por el momento – y dando guerra. He superado los virus y las bacterias, la menstruación llega a su fin (desgraciadamente, soy de las que lo pasan realmente mal cada mes) y a los hongos los tengo a raya. Mañana os cuento más, si puedo.

Anuncios