La Navidad agita una varita mágica sobre el mundo, y por eso, todo es más suave y más hermoso.
Norman Vincent Peale (predicador estadounidense)

Sí, si, ya huele a Navidad. He visto a mi hijo como cantaba el primer villancico con su clase, (¡qué ilusión!), ya han llegados las postales, ya se ha hecho el sorteo de navidad (no, no me ha tocado nada), los niños tienen vacaciones y mi cocina ya se ha puesto en marcha. Y es que yo soy la que reúne en casa a la familia por Nochebuena. ¡Y además nos damos los regalos! O sea que llevo una semana – o dos – muy moviditas y ahora mismo lo que quiero es que sea ya el día de Navidad para poder relajarme un poco.

Con esto no he querido decir que no me guste la reunión familiar, pero es que estoy un poco estresada con tanta compra y tanto ajetreo. ¿Dónde está la crisis? Pues no será en los centros comerciales, ni en las tiendas de mi pueblo… ni en mi casa tampoco, para que nos vamos a engañar.

En fin, que me voy del tema. Me encanta la Navidad, siempre me ha gustado, y no sólo por los regalos. Es ese sentimiento que nos envuelve y hasta parece que la gente tiene mejor humor. Ahora con los dos pequeños las volvemos a disfrutar mucho más, con todo ese lío de los regalos y del Tió, el PapaNoel y los Reyes Magos. Así que os quiero desear lo mejor para estas fiestas, y sobretodo un montón de ilusión para el 2011. ¡Un besote!

 


Anuncios