Las tragedias de los otros son siempre de una banalidad exasperante.

Oscar Wilde (escritor, poeta y dramaturgo irlandés)

Suelo llevar la cámara de fotos encima porque me encanta inmortalizar la vida cotidiana de mis hijos. Mi marido me dice que hago muchas fotos, pero a mí me encanta…

El caso es que como yo soy la que hace las fotografías, pues también me preocupo de copiarlas en el ordenador, y de las copias de seguridad. Normalmente no pasa una semana, y menos después de algo importante como un cumpleaños, sin que copie la tarjeta en el portátil. Pero llevaba dos semanas sin hacer copia, y se habían acumulado las del cumpleaños de mi niña y las de esta semana de celebración del “carnestoltes”. Así que me he decidido ponerme manos al asunto esta noche.

Y ha pasado lo que más temía: he borrado todas las fotos de la cámara sin haberlas copiado en el ordenador. No sé si ha sido por despiste o por el cansancio acumulado, el caso es que he querido eliminar unas fotos viejas para hacer espacio en la tarjeta y por equivocación he borrado la carpeta entera. ¡¡Menudo desastre!!

Hay veces que me tiraría por el balcón… No lo he hecho todavía porque todavía tengo la esperanza de que mi marido obre un milagro y recupere las fotos.

Anuncios