La lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo.

Joseph Addison (escritor y político inglés)

Otra de las cosas que ocupa mi tiempo estos días es la lectura. Desde bien pequeñita me ha encantado leer. Los libros siempre me han acompañado, y he devorado gran cantidad de ellos. Esto ha sido así hasta que he tenido a los niños. Ahora no leo casi nada, aparte de otros blogs y algunas publicaciones, como el National Geographic al que estoy suscrita.

Es algo que me duele, porque noto la ausencia de las letras. Pero me es muy difícil retomar el ritmo de lectura, por eso estos días me estoy esforzando más. Empecé con algo ligerito (quizás demasiado): Las Chicas Buenas No Tienen Colmillos. Es una novela sencilla y divertida, pero tiene una traducción espantosa; aún así, cumplió su cometido. Ahora me estoy releyendo El Ocho, un gran libro que ha quedado muy lejos y tenía muchas ganas de volver a disfrutarlo. Aunque de momento el avance es lento, a ver si llegan las vacaciones y puedo dedicarle un poco más de mi atención. Y, aunque tengo varios libros en casa para leer, me he auto-regalado para mi cumpleaños Belfondo. Me hace especial ilusión leerlo porque es la primera novela publicada de una chica joven que escribe maravillosamente en su blog (os recomiendo que lo visitéis). Y no creo que me defraude.

Así que, ya lo veis, un poco menos de vida virtual para resucitar viejas y sanas costumbres. Mis neuronas estarán contentas.

Anuncios