Todas las obras de la naturaleza deben ser tenidas por buenas.
Cicerón (Escritor, orador y político romano)

El viaje de ida se hizo demasiado largo, porque una vez en Francia nos vimos atrapados en varios atascos. Las autopistas estaban saturadas por coches franceses volviendo de vacaciones desde España. Pero por fin llegamos al destino y nos encontramos con unos apartamentos preciosos en medio de la montaña (podéis verlos aquí). Sí, estaba un poco perdido, pero no demasiado, y el apartamento que nos asignaron era genial. Y bien equipado, incluyendo una cocina con horno, vitrocerámica y lavavajillas. ¡Y teníamos wifi!

Tengo que aclarar que yo soy una enamorada de nuestro país vecino. Esta es la cuarta vez que visito Francia, y siempre quedo encantada. Además de los sitios preciosos que he visto, admiro el carácter y la personalidad de los franceses. Y cuando hemos tenido algún problema, siempre hemos encontrado a alguien dispuesto a echarnos una mano.

Nuestra estancia ha consistido en salir con el coche y recorrer todos los sitios que nos llamaban la atención. Eso ha significado hacer muchos kilómetros, y aunque terminábamos muy cansados, merecía la pena. Nos hemos recorrido los Alpes, incluyendo las carreteras por las que han pasado en el último tour de Francia, hemos cruzado a Italia, y también hicimos una visita a la ciudad de Ginebra, en Suiza.

Ha sido un gustazo porque aquello es precioso, grandes montañas, todo verde y lleno de flores, con agua por todos lados. ¡Y además con mi cámara nueva! No podía parar de hacer fotografías, con aquellos paisajes tan espectaculares. Lo único que no hemos podido disfrutar demasiado es la gastronomía, que el presupuesto no daba para más. Hemos disfrutado, hemos descansado y sobretodo hemos desconectado. Eso sí, lo mejor ha sido volver y abrazar a nuestros niños, que se lo han pasado en grande con sus abuelos y creo que casi no nos han echado de menos.

Anuncios