Por San Miguel primero la nuez y la castaña después.
Refrán popular

Aunque ya toca a su fin, este fin de semana ha sido largo, muuyyy largo. En el cole hacían puente, y ha coincidido que mi marido tenía fiesta este fin de semana (ha empezado hoy a trabajar). Así que hemos podido disfrutar en familia de la Castañada.

Aquí en Cataluña tenemos la tradición de celebrar la Castañada. No es nada espectacular, pero si es bonito. Se trata de reunirse en la mesa para comer castañas asadas, boniatos y panellets, todo regado con un buen moscatell (vino dulce).

Este año había dicho que no haría panellets, pues no quería saltarme la dieta. Porque están buenísimos, pero son muy calóricos, y haciéndolos yo seguro que pecaba. Pero una amiga me convenció para reunirnos las familias y hacerlos con los niños (tiene dos niños, el grande va a clase con mi niño y el peque va a la guardería con mi niña). Así que al final me salté un poquito la dieta, pero pasamos un día estupendo y los niños disfrutaron mucho.

Veo que Halloween se está poniendo cada vez más de moda, sobretodo por intereses comerciales, y me da pena que se pierda la Castañada. Por eso en casa de momento ignoramos los disfraces, las fiestas y demás parafernalia, pero no sé hasta cuando podré hacerlo, porque ya tuve un par de niños llamando a la puerta en busca de caramelos. ¿De verdad es necesario?

Anuncios