Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios.
Simón Bolívar (militar y político venezolano)

Vamos avanzando en este mes de enero, soleado pero frío, y vamos cogiendo el ritmo habitual. ¡O por lo menos lo intentamos! Porque llevo toda la semana intentando publicar este post, y no ha sido posible, así que ahora será un poquito más largo.

La niña ha vuelto a hacer pipi en el baño y ya entra contenta al cole. Sólo le duró la primera semana, con muchos mimos y paciencia (y algún cachete) parece que solucionamos el tema. Eso sí, tiene una “mamitis” tremenda… ¡no quiere separarse de mí! Y por las mañanas le cuesta entrar en su clase, pero cuando voy a recogerla sale feliz contándome lo que ha hecho. El miércoles tuve la tutoría con su profesora y todo va genial con ella: es lista, segura de si misma, se porta bien y sabe relacionarse con sus compañeros.

El mismo miércoles también tuve la tutoría con la profesora de mi hijo, y la verdad es que salí tan ancha que no cabía por las puertas, je, je. Me contó que era un niño que se comporta muy bien, aunque tiene sus momentos de travesuras, como cualquier niño normal; que es muy listo, y tiene el nivel correspondiente a un curso superior (y no es el único, en su clase hay más así). Bien orgullosos estamos en casa.

Ha sido una semana muy satisfactoria a nivel de madre, aunque sigo con un ritmo bastante alto. A mi hijo le ha gustado el baloncesto, así que seguimos con las tardes de los martes y de los jueves completas. Y llevamos dos fines de semana preparando la carroza para el carnaval. Este año casi nos quedamos sin desfile de disfraces en el colegio, porque ningún padre se hacía cargo de dirigir el tema. Pero como mi marido -temporalmente- ha dejado el turno americano para trabajar de lunes a viernes como la mayoría de los mortales, pues se ofreció voluntario. Así que ahí estamos, dando el callo y dirigiendo la operación… no sé cómo, ¡yo también he acabado dando órdenes!

Y para acabar este fin de semana movidito, por si no tenía bastante con lo del carnaval, fuimos a un cumpleaños, me he pasado casi toda la tarde en el sofá moqueando, estornudando y con un dolor de huesos impresionante. Me parece que la gripe ha venido a hacerme una visita. ¡Y mañana otra vez es lunes!

Anuncios