La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte.
Friedrich Nietzsche (filósofo, poeta, músico y filólogo alemán)

Esta semana ha sido un poco extraña, ya que se han alterado las rutinas diarias por varios factores. Empezando por el lunes, mi niño se levantó con un ojo ligeramente hinchado y rojo. Pensé que podía ser una irritación, porque durante las preparaciones de carnaval estuvo lijando una madera. Pero cuando fui a buscarlo al mediodía ya se veía claramente que era conjuntivitis… y cómo esta es tan contagiosa, pues se quedó sin ir al cole. Y al día siguiente, yo casi no me podía levantar de la cama del catarro (o gripe) que tenía, así que me alegré de que no tuviera que ir. Como efecto secundario, la pequeñaja también se quedó en casa. Pasé el día como pude, hasta las cejas de ibuprofeno y paracetamol y pensando que al día siguiente ya iríamos al cole porque el ojo estaba mucho mejor.

Pero el miércoles sí que realmente no me pude levantar de la cama. Me encontraba mucho peor, y apenas tenía fuerza. Menos mal que los niños se levantaron bastante más tarde de lo habitual, porque si no… Hubiese llamado a mis padres, pero como los miércoles son los días de visita de mis suegros, pues esperé hasta que llegaron a media mañana y se los llevaron a pasar el día. Así yo, después de haber hecho alguna limpieza (tonta que es una) me volví a la cama. Me sentó estupendamente lo de descansar. A media tarde me levanté, comí algo y me duché. Por la noche, cuando llegó mi marido con los niños, yo parecía otra. Aún hoy sigo teniendo mocos, pero me he ido recuperando.

Pero todavía no íbamos a volver a la normalidad, porque cuando nos despertamos, ¡estaba todo blanco! Sí, estaba nevando, y hacía mucho frío, lo que no impidió que fuésemos al colegio. ¡Y los niños tan contentos! Es que por aquí no suele nevar… Cataluña entera estaba en alarma y a media mañana se decidió que los colegios cerrasen. Así que recogí a los niños antes de tiempo y por la tarde nos quedamos esperando una mayor nevada que nunca llegó…

Creo que el viernes fue el único día normal de la semana. ¡Vaya tela! Y el fin de semana hemos disfrutado sobretodo de la calefacción de casa, aunque también fuimos a ayudar con los carnavales (pasando muuuucho frío). Espero que esta semana vaya todo mejor.

Anuncios