Sabed que el hombre supera infinitamente al hombre.
Blaise Pascal (Científico, filósofo y escritor francés)

Cuando pienso que ya no puedo más, siempre sigo avanzando. Llevo unos días dándolo todo y más, con mil asuntos que atender y dejándome cosas por el camino.

El carnaval fue fantástico, nos lo pasamos genial todos, aunque este año no hubo premio. Quería esperarme a tener las fotos en el ordenador para escribir sobre ello, pero no doy abasto y las fotos de momento siguen en la tarjeta (snif, snif, sigo echando de menos a mi portátil). Fue agotador, y el día anterior habíamos tenido fiesta de cumpleaños, pero fue muy divertido. Y al día siguiente mi hijo jugó su primer partido de baloncesto… ¡aunque aún no sabe botar demasiado la pelota! Ha sido un fin de semana muy completo, agotador a nivel físico pero altamente gratificante.

Y esta semana voy liada intentando recuperar el orden en la casa y organizando la fiesta de cumpleaños de mi peque. ¡¡Mañana cumple 3 años!! No dejo de repetírmelo, porque aún no me lo creo. ¡Qué mayor! Parece que fue ayer cuando la acunaba en mis brazos después de darle el pecho, y no dejo de asombrarme del gran cambio que está dando estos últimos meses. Se ha hecho mayor: además de crecer un montón, se le nota mucho más independiente y cada día sabe más.

Pues hoy me he ido a comprar las cosas para la fiesta y algún regalo, mientras voy arrastrando el cansancio y ¡las agujetas! Madre mía, por si no tuviese bastante ahora me he dejado convencer para ir a hacer aeróbic con otras mamás en el cole. Después de años sin hacer ejercicio, fui a probar y acabé exhausta, pero sabiendo que volveré la semana que viene. Así que el “ya no puedo más” se ha quedado aparcado, porque al final, sí se puede.

Anuncios