Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.
Khalil Gibran (poeta, pintor, novelista y ensayista libanés)

Así he acabado la semana, contenta y agotada. El viernes fue un día completo, montando la fiesta de cumpleaños, haciendo pasteles y con invitados para comer. ¡Creí que no daría abasto! Y para colmo, la niña se puso malita. Llevaba toda la semana con la barriga un poco suelta, pero sin mayores males; pero el viernes se puso peor. Así que en vez de llevarla al cole por la tarde (y eso que iba a tener una celebración con sus compañeros) la dejé durmiendo mientras ultimaba los preparativos. Temía que se levantase peor y no tuviese ganas de ir a su propia fiesta, ¡con la ilusión que le hacía!

Pero mi niña se despertó descansada y contenta, y por supuesto con ganas de celebrar su fiesta. No había muchos invitados, solo algo de familia y algunos amiguitos. Un poco de chocolate a la taza, croissants, ganchitos, patatas, refrescos y por supuesto un estupendo pastel de chocolate. ¡Y también regalos! Se lo pasó muy bien, todos nos lo pasamos muy bien.

Mi niña ya tiene tres años. Lástima que los haya empezado malita, porque aunque disfrutase de la fiesta, lo hemos pasado bastante mal este fin de semana. Por suerte, ha empezado la semana recuperada y en la clase le han puesto hoy su corona.

Ahora empezaremos a pensar en la fiesta de cumpleaños de mi niño… queda un mes para que cumpla 5 añitos.

Anuncios