No tenía miedo a las dificultades: lo que la asustaba era la obligación de tener que escoger un camino. Escoger un camino significaba abandonar otros.
Paulo Coelho (escritor brasileño)

Sigo liada hasta lo indecible. Ya queda poco para carnaval y está casi todo preparado. Ya hemos repartido telas y complementos y también elaborado los objetos que irán en la carroza. Y eso significa que a otras cosas no les presto la debida atención (como a mi blog). Pero todo va viento en popa, y hoy he empezado a coser los disfraces. Ya es el último empujón, el sábado que viene nos toca desfilar. ¡Ya os pondré fotos!

Mientras, estamos con epidemia de gripe en el cole. De momento mis niños son de los pocos que no han caido, pero aún así siguen con tos y mocos, y algunos días unas decimillas. Y su madre, o sea yo, les sigue el ritmo. No acabo de ponerme mala, pero tampoco estoy demasiado bien. Algún día me he tenido que echar un rato para aguantar el ritmo, con dolor muscular y escalofríos. Pero ya lo dije: no tengo tiempo para ponerme mala, así que todo para adelante.

Y ahora ya empiezo a planear el cumpleaños de mi pequeñaja. ¡4 años! No me puedo creer lo grande que está… y de verdad, que les saca una cabeza a la mitad de sus compañeros del cole. Estoy contenta, porque en la tutoría con su profesora no me han dicho más que cosas buenas: es muy sociable, responsable, participativa, inteligente… Esa es mi niña, la que me come a besos, la que coge rabietas, la que me cuenta todos los días sus cositas y a la que más quiero yo (junto con mi niño, que ya le tocará a él).

Anuncios