Aunque sigo guardando todo el material, hace mucho que no practico el punto de cruz. Cuando nació mi primer hijo puse todas las cosas a buen recaudo; y cuando nació mi hija almacené el material para el futuro. Me encantaba hacer cosas, y aunque cuesta un montón de horas, muchas las regalé. Es el caso de este bolso (madre mía, hace ya 9 años), sobre el cual cosí un aplique con la inicial y la profesión de la persona a la que iba destinado:

Bolso

Anuncios