You are currently browsing the category archive for the ‘Curiosidades’ category.

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.
Khalil Gibran (poeta, pintor, novelista y ensayista libanés)

Ayer hubo una gran tormenta aquí. Una de esas tormentas de campeonato, que se forman en un momento y descargan agua a mares. Y no sólo agua, sino también granizo.

El caso es que estábamos tan tranquilos, por suerte en casa, cuando de pronto se nubló el cielo. Esperábamos cuatro gotas, como muchos días, pero el cielo se puso cada vez más y más negro. Y de pronto el cielo explotó, y comenzó a llover y a granizar. Fuimos corriendo a cerrar las persianas, pero en las terrazas el granizo caía con tanta furia que ya se había incrustado en las guías y no las pudimos ajustar. Los niños alucinaban con el ruido y nosotros con la violencia desatada por la tormenta.

Casi media hora duró la broma. Y el suelo quedó blanco, cubierto con el granizo, mientras en las calles corría el agua y el hielo en grandes cantidades. Aquí os dejo un par de fotografías:

Ganar es mejor que empatar. Y empatar es mejor que perder.
Vujadin Boskov (futbolista y entrenador serbio)

Me gusta el fútbol, y más en un día como hoy. Desde pequeña me ha gustado este deporte, saltándome las reglas (pero, ¿una niña jugando a fútbol?). Porque yo era rara, en vez de salir al patio y estar con mis compañeras, ya con 8 años prefería estar corriendo detrás de un balón. Y ahora, cuando ya no es tan raro que alguien de mi sexo manifieste su amor al balón, me sigue gustando.

La cita hoy era ineludible: la esperada final del Mundial en Sudáfrica, HOLANDA-ESPAÑA. De los nervios, apenas podía mirar la pantalla. Me refugiaba en el ordenador e iba mirando de reojo cómo se desarrollaba el partido. Y mientras los peques dando guerra. Pero al final, se ha impuesto el buen fútbol frente a una panda de matones que se habían equivocado de deporte (¡era fútbol y no rugby!).

Y ya está: España es campeona del mundo. ¡Qué bien suena! Hoy nos vamos a la cama contentos.

¡Qué raro y maravilloso es ese fugaz instante en el que nos damos cuenta de que hemos descubierto un amigo!
William “Bill” Rotsler (escritor estadounidense)

Ayer tuve un día ajetreado. Aparte del follón que todavía reinaba en casa (reinaba, sí, pasado), me quedé sola con los niños porque ni estaba su padre (trabajaba) ni había ludoteca (hacían puente) ni canguros (se fueron de fin de semana) y había que hacer la compra. En fin, todo un follón que culminó con la visita de mi amiga roja…

A veces pienso que hay días en que no tendríamos que salir de la cama… pero ayer también fue un día especial, porque conocí -en persona- a alguién que sólo conocía en el mundo virtual. Aunque me encanta todo esto de internet, a veces me sigue sorprendiendo.

Cuando comencé el blog, ni siquiera pensaba en que alguien que no fuese conocido lo leyese. Y fíjate que, unos meses después, tenía a unas lectoras que no me han abandonado en todo este tiempo. Yo me paso por sus blogs (Dudo, Indo y Petite) y ellas por el mío, y mantenemos el contacto. No sé si soy rara, pero yo les he llegado a coger cariño; ¿me estaré excediendo o esto es real?

Pues parece que sí, que esto es real, pues ayer pude encontrarme con una de ellas. Petite vino a Barcelona, acompañada de Ken, a un concierto, y se tomó la molestia de quedar conmigo. Yo aparecí con mis dos niños, ya que no tenía dónde dejarlos, y asistieron divertidos al espectáculo. Es difícil mantener una conversación cuando tienes que tener todos los sentidos puestos en las criaturas, en medio del bullicio de un centro comercial. Pero aún así creo que lo pasamos bien. ¡Gracias, y hasta la próxima!


Un ave no canta porque tenga una respuesta. Canta porque tiene una canción.
Proverbio chino

Llevo toda la semana subsistiendo… Los virus (o las bacterias, vete tú a saber) han poseido mi sistema respiratorio. La consecuencia: afonia, voz de camionero, tos perruna, además de dolor articular y muscular. Claro, yo solita no podía ponerme mala, así que después de haberse recuperado mi niño de unas anginas de caballo, mi niña se solidarizó conmigo y también se llevó parte de los microbios.

Todavía recuerdo aquellos días en qué, si me sentía mal, me podía tumbar en el sofá o en la cama a descansar tranquilamente. Pero con dos niños esto es imposible (y menos mal que no trabajo fuera de casa). Así que he ido haciendo poco a poco. Una de las cosas que no dejo nunca de hacer, por muy mal que me encuentre, es poner la lavadora. Porque en casa la ropa se acumula a un ritmo espectacular.

Hace un par de días subí a la terraza a tender la colada (normalmente uso un tendedero plegable en el balcón, pero para las sábanas y otras piezas grandes tengo un tendedero en una de las terrazas). Y me encontré con un montón de cacas de aves en el tendedero, en la pared y en el suelo. Cogí la manguera y lo quité todo, y eché un chorrillo hacia arriba a ver si sonaba algún nido. Pero no parecía haber ningún rastro de pájaros.

Pensé que habría sido algo ocasional cuando, ayer por la noche, cuando ya estaba medio dormida (eran las dos de la madrugada) me llama mi marido. “¿Quieres ver a los pájaros que se cagan en nuestra terraza?”

Por un momento pensé “y para esto me despierta…”, pero me pudo la curiosidad. Subo y salgo a la terraza. Miro hacia el terrado (azotea) y no veo nada; bajo la vista y… allí estaban. Encima del tendedero había ¡dos palomas blancas!


Haz click aquí para subscribirte y recibir notificaciones en tu email.

Únete a otros 66 seguidores

Sígueme con Bloglovin

Follow on Bloglovin

Han emitido pseudópodos:

agosto 2017
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031